Descripción de un Mithra

El Mithra, o Mith’Ra en Khajii’ta (su lengua), es una raza procedente del Bosque de Ea se podría definir como el hombre felino, pues tienen muchas de sus cualidades físicas y psicológicas… en su forma humana. Su unión con la naturaleza llego hasta tal punto que desarrollaron la capacidad de transformarse en el salvaje animal que llevan dentro, perdiendo así la mayor parte de su humanidad. A esta forma se le llama Bestia Mithra o S’razzir en su lengua, y sus formas van desde el gato común hasta el Megaleón. Según el felino al que representan, los mithra se clasifican en diferentes subespecies o subrazas, a las que ellos llaman S’mirras. Generalmente, cada S’mirra conforma un Clan con su propia organización interna y su propia idiosincrasia, dentro de la sociedad mithra en conjunto.

Hay otras razas que clasifican a los mithra según su forma física en tres tipos:
- el Mithra mayor, siendo característicos por ser los más grandes y musculados
- el Mithra menor, siendo estos mas bajos, rápidos y ágiles
- el Do’mithras, un milagro nacido en el Bosque de Ea, la fusión de hombre y bestia, muy venerado y respetado en la cultura mithra, como una especie de elegido.

A pesar de esto, los mithra tienen unas características comunes.
Normalmente tienen la apariencia de un Humano, pero con ciertas excepciones:
Poseen las orejas y cola, y algunas concentraciones de pelo (pecho, espalda, manos, antebrazo, codos, hombros), del felino al que representan. A los varones les crece la barba muy deprisa y de formas muy caprichosas, aunque no suele cubrir gran parte de la cara. Tienen unos ojos rasgados que durante la noche dilatan sus pupilas quedando una mirada penetrante y llena de excitación, y también una nariz ancha y plana. Los mithra además poseen unas uñas muy duras que actúan como garras, y unos colmillos prominentes como los de los vampiros.

Sus huesos son blandos y ligeros que, junto a su cola, les permiten ser muy veloces y ágiles. También tienen en sus manos y sus pies músculos especiales que hacen de almohadillas a la hora de correr, saltar y ser sigilosos. Además, sus ojos, orejas y nariz felinas proporcionan unos sentidos extraordinarios. Son una especie hecha para correr feliz bajo el abrazo del bosque.

Son una de las razas menos longevas de Edén, llegando a vivir hasta un máximo de 50 años como mucho. A raíz de esto, son bastante atrevidos, y siempre están intentando estar ocupados, pues solo se vive una vez y hay que aprovecharlo. Si algo les interesa lo aprenderán rápidamente. Pero sobre todo, son muy curiosos y les gusta descubrir y explorar. También suelen tener ciertas costumbres gatunas, no es raro encontrarte un Black maullando o a un Lionheart tumbado a la luz del sol a la mitad de la tarde.

Pero lo más importante a saber sobre esta raza es que está absoluta e inevitablemente conectada a la naturaleza por vínculos que van más allá del cuerpo y del alma. Los mithra siempre acaban visitando un bosque o algo parecido más tarde o más temprano. Muchos pasan toda su vida cazando e investigando la naturaleza, apasionados por la flora, la fauna, la sensación de libertad, y la alegría de sentirse vivos y rodeados de vida. De hecho, una grandísima parte de los mithra aún vive en el Bosque de Ea y procesa su milenaria cultura tribal basada en la jerarquía de clanes y en el prestigio de la caza y el chamanismo. Es más, existen bastantes casos de mithras que han pasado toda su vida desde que tienen uso de razón, viviendo como S’razzir, sin pronunciar por tanto una sola palabra y sucumbiendo de lleno a sus instintos, por lo que acaban convirtiéndose en simples bestias salvajes, muy inteligentes y con bastantes sentimientos para ser una bestia, pero son bestias.

Muchos mithra, sin embargo, acabaron explorando el resto del mundo, hartos de estar encerrados y ver siempre lo mismo, y formaron su vida en Abel, donde hoy en día hay muchos de ellos repartidos entre los humes. Algunos procesan el cristianismo u otras religiones, pero lo normal es una especie de ateísmo resignado, es decir, que aunque digan que no tienen religión, sienten un gran respeto y nostalgia hacia su vieja cultura. Eso puede verse fácilmente en su costumbre de usar plumas o huesos a modo de joyas, y sus excéntricos pasatiempos, como perderse a propósito en el bosque o cazar gatos. También se observan los restos de su cultura en la aversión mithra hacia la tecnología (máquinas, vehículos, tecnomagia, armas de fuego, …), a la forma de vida ajetreada de la gran ciudad, la polución industrial, a la ausencia de vegetación y jardines, al maltrato animal, a la contaminación ambiental, …

Hay un dicho mithra: ‘’Hizurdo Va’izishir, hizurdo Va’munanir, mith’ra nya saamnar’’, o ‘’El bosque es hogar, el bosque es destino, los mithra no olvidan’’.

Sobre la vida mithra juegan un papel fundamental sus instintos animales innatos. Un claro ejemplo es que los mithra tienen aun una epoca de celo, y si no encuentran una hembra a tiempo es posible que acaben cambiando a bestia mithra y copulando con un autentico felino para desahogarse. También sienten un impulso de persecución o de caza, un instinto de desgarrar cuando arden en ira, … Y sencillamente sienten como su instinto les alienta o les cohíbe de hacer algo, aunque cuanto más distanciado se esté de la cultura tribal, más débil será este instinto.

Por último, cabe señalar que los mithra no tienen rivalidades especiales con ninguna raza en concreto, aunque los Garuu sí la tienen con los mithra (pero no al revés). Sí que tienen ciertos rifirrafes con los asgardianos por motivos políticos y económicos, pero negocian con ellos con toda su buena voluntad, al igual que con Abel, Vajra o Deis Lumina. Intentan vivir alejados de esas otras sociedades todo lo posible y rechazan su forma de vida, pero para nada los menosprecian. Al fin y al cabo, los mithras son una raza abierta y pura.

NOMBRES: (M,R,K,S,L,N, Z) Na’ian, Mia’uz, Mir’ko, Ma’Kroz, Ji’Zargo, Ra’jhera, Khaji, Na’ar, J’skar, Khesh, Kharjo, S’razzir, Lakur’ra, Ri’saad, Maniz, Me’lains…

Descripción de un Mithra

Final Fantasy: Relatos de Edén Jeshux1994